A partir de ciertas edades la agilidad de movimientos y los reflejos se van ralentizando y a pesar de conocer nuestro hogar como la palma de la mano, no está de más tener en cuenta algunas pautas para prevenir caídas que puedan ocasionar lesiones o saber cómo reaccionar si suceden. Y es que las caídas son la principal causa de muerte accidental en personas mayores. Aproximadamente un tercio de las personas mayores que viven en su casa sufren una caída al año, más del 5% con lesiones de cierta gravedad.

El motivo de estas caídas surge normalmente por alguna enfermedad cardiovascular como bajada de tensión, mareo, arritmias o insuficiencia cardiaca, pérdida de conciencia… También puede deberse a dolencias como artritis o artrosis que causan dolor o mal funcionamiento de las articulaciones y provocan caídas; o bien alguna enfermedad del sistema nervioso que pueda alterar el equilibrio, la conciencia y otros movimientos. Las deficiencias visuales y auditivas también son una de las causas más frecuentes de accidente en personas mayores.

Como os comentábamos en el post anterior, con unos sencillos consejos podemos extremar las precauciones en el hogar. Ahora bien, además de prevenir, es importante conocer qué deben hacer nuestros mayores para minimizar los daños en caso de no poder evitar la caída.

Si la persona que se ha caído puede moverse y no ha sufrido ninguna fractura, debe intentar colocarse boca abajo girando sobre uno de sus costados buscando la posición de gateo para acercarse hasta un lugar donde pueda incorporarse con ayuda de un mueble estable y bien anclado, de lo contrario podría caérsele encima y agravar las lesiones. Una vez cerca del mueble, deberá colocarse sobre una rodilla para impulsarse con la otra pierna mientras se agarra al mueble o sujeción que tenga cerca. Se levantará despacio y con calma para asegurarse de que no hay daños mayores y después comprobará su estado tras la caída.

Si hay dolor en articulaciones, heridas o fracturas, deberá pedir ayuda o acudir al médico de inmediato para una revisión más exhaustiva y las curas necesarias.

 

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0