La esperanza de vida cada vez es más elevada y en la mayoría de las ocasiones, llegamos a los 65 años con un buen estado de salud. Por eso, muchas personas mayores eligen envejecer en sus domicilios de una manera independiente.