Son muchas las personas que se dedican profesionalmente al cuidado de otras en sus domicilios. Además de la experiencia, los conocimientos y otras cualidades y aptitudes, cada vez es más habitual que se requiera una certificación profesional de estos trabajadores.Por eso, desde hace ya algunos años existe un certificado de profesionalidad de atención sociosanitaria a personas en el domicilio para acreditar a estos técnicos en todos los aspectos.

Contar con un certificado profesional implica una garantía de calidad para el profesional, para la empresa a la que representa y para la persona a la que atiende. Los beneficios de mantener a la persona en su propio domicilio son numerosos: mantiene su autonomía, permanece en su entorno y mejora su estado anímico. Por eso, el trabajo de los auxiliares es favorecer éstos y otros aspectos mientras ofrecen los cuidados y atenciones técnicas de la forma más similar posible a la que pueden recibir en un centro.

Esta certificación profesional acredita la posesión de una formación, unos conocimientos y una experiencia en el ámbito sociosanitario, concretamente en la atención a domicilio de personas con necesidades especiales, en situación de dependencia, con alguna discapacidad física o psíquica, con problemas de movilidad o personas mayores. En definitiva, la certificación profesional genera seguridad y confianza de que las personas que a cargo de estos profesionales van a estar perfectamente cuidados por técnicos formados.

La obtención de este certificado implica la adquisición de los conocimientos necesarios para ofrecer una adecuada atención psicosocial en el domicilio en cuanto a la detección de necesidades de las personas atendidas.

Cuestiones como la higiene postural y el aseo personal; las técnicas de movilidad; la comunicación y las relaciones con el entorno; la planificación y el suministro de la alimentación; el apoyo en la realización de tareas diarias y refuerzo de las capacidades físicas; la administración de medicamentos, el acompañamiento y el apoyo psicológico a los familiares son algunas de las claves en esta formación, reconocida por el Real Decreto 1379/2008, de 1 de agosto, modificado por el RD 721/2011, de 20 de mayo.

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0