La época del final de la vida de una persona es muy difícil para todos los que están a su alrededor. Los cuidados paliativos suponen un cuidado total activo de los pacientes cuya enfermedad no tiene un tratamiento curativo, de forma que se cubran las necesidades tanto de los enfermos como de sus familiares (control del dolor y del estado psicológico y social, entre otros).

Recursos insuficientes

Según la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL), en nuestro país más de 200.000 personas precisan de este tipo de cuidados cada año. La mitad de ellos, necesita además la atención de equipos especializados.

En los últimos años, el número de profesionales dedicados a los cuidados paliativos en España ha aumentado enormemente, aunque la atención integral a las personas que se encuentran al final de su vida es aún insuficiente y más de la mitad de las personas que necesitarían de estos cuidados, no los perciben. Este problema es especialmente relevante en zonas rurales, además de presentar diferencias según la comunidad autónoma.

Un camino por recorrer

Nuestro país está muy por detrás de algunos vecinos europeos como Francia, Portugal o Reino Unido, que cuentan con una especialización médica oficial en cuidados paliativos. En las facultades de medicina españolas apenas se trata esta materia y en los hospitales cualquier médico puede hacerse cargo de los cuidados paliativos. Además, en áreas como los cuidados paliativos pediátricos, apenas existen unidades específicas para niños en los hospitales.

Asimismo, es importante que haya una concienciación y normalización por parte de nuestra sociedad, ya que las previsiones indican que la cantidad de personas que necesiten de estos cuidados en un futuro seguirá creciendo.

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0