A veces, el destino quiere que nos encontremos con la persona más adecuada en el momento preciso.

Esto es lo que les sucedió a Inmaculada y a Ana. Se conocieron a través SoyHogar, el servicio de atención a domicilio de la Fundación Rey Ardid.

Inmaculada es diplomada en magisterio y licenciada en filosofía y letras, ha ejercido como maestra toda la vida en escuelas y también fuera de ellas. Su vocación por enseñar a todo aquel que quiera aprender no tiene límite.

Durante 10 años trabajó en un centro de protección de menores ofreciendo apoyo en el estudio y el aprendizaje a niños y adolescentes. Cuando éste cerró, Inmaculada contactó con otros centros y continuó ayudando a niños, y a no tan niños, a vencer las dificultades para el aprendizaje. Ha colaborado durante más de veinte años con diversos colectivos desfavorecidos.

Aunque su campo principal en su etapa de maestra fueron la lengua y las matemáticas, se atreve hasta con el inglés. Y es que, si se desea aprender y se quiere enseñar, todo es posible.

Ana trabaja como auxiliar en SoyHogar y, entre otras personas, ayuda a Inmaculada en las tareas del hogar cada quince días. Un día le comentó que estaba estudiando para obtener las competencias clave en ESO, ya que quería seguir estudiando y continuar progresando en su trabajo. Inmaculada se ofreció de inmediato a ayudarla en sus estudios y así aprovechar mejor sus horas de estudio y potenciar la dedicación de Ana al aprendizaje. Fijaron un calendario con los días libres de Ana y comenzaron sus clases.

Por casualidad, ambas han unido objetivos y profesión de forma solidaria con un fin encomiable: compartir el aprendizaje.

Inmaculada continúa formándose en la Universidad de la Experiencia de Zaragoza, un programa destinado a divulgar la ciencia y la cultura en personas que no pudieron acceder a formación universitaria en su juventud y a aquellos que desean formarse en nuevos campos diferentes a los que han abarcado durante su vida profesional. Y Ana continúa avanzando en su camino formativo.

Desde SoyHogar, les dedicamos este post con muchísimo cariño y las animamos en sus respectivas trayectorias, que seguiremos con atención. Ambas son un ejemplo a seguir y estamos muy orgullosos de compartir su historia con todos vosotros.

 

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0