En estos meses de frío pasamos más tiempo que nunca en casa. Cuando ese tiempo se comparte con una persona dependiente, tenemos que hacer todo lo posible por mantenerla activa creando un entorno agradable para todos y pasar buenos momentos.

Para poner en marcha esta actividad invernal en el hogar, os traemos unas cuantas ideas:

  • Ayudar en la cocina: a la hora de hacer la comida, si la persona puede realizar algunas de las tareas, podemos pedirle que nos ayude. Muchos de nuestros mayores, especialmente las mujeres, han cocinado durante toda su vida, por lo que esta actividad les hará trasladarse a otras épocas y sentirse útiles.
  • Escuchar música: solemos asociar la música a momentos concretos. Escuchar canciones que esa persona escuchaba en su juventud les provocará una sonrisa.
  • Juegos de mesa: son una muy buena alternativa para mantener la mente activa. Podemos optar por juegos tradicionales que ellos conocen bien, como las cartas o el dominó, así como introducirlos a las nuevas tecnologías, ya que existe una gran variedad de juegos para mayores en dispositivos como tabletas u ordenadores.
  • Cuidado de las plantas: tener un espacio en el hogar en el que la persona dependiente pueda encargarse de regar las plantas, le hará sentir que tiene una responsabilidad.
  • Ver fotografías antiguas: compartir estos momentos, hablar de la historia detrás de cada fotografía, recordar a la gente que aparece en ella… un rato íntimo y tierno para toda la familia.
  • Ejercicio: en la medida de lo posible, la persona mayor tiene que dedicar una parte del día a caminar y/o hacer pequeños estiramientos dentro de casa para seguir manteniendo el cuerpo activo.
  • Manualidades: pintar, dibujar, hacer punto de cruz… las posibilidades son infinitas.
  • Lectura: si la persona puede leer, la lectura será un pequeño placer que le permitirá ejercitar el cerebro. El periódico, un libro, una revista… no importa el formato, lo importante es leer.
  • Tejer: es una labor muy de moda entre los jóvenes y seguro que nuestras abuelas son expertas en la materia. Aconsejar y dar ideas sobre nuevas creaciones las llenará de ilusión, sin duda

El invierno no tiene por qué reducir el nivel de actividad de nuestros mayores, simplemente hay que adaptar la rutina al invierno y ¡estar activos!

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0