Es octubre, ya es otoño oficialmente y comienza a notarse en el ambiente. Ya quedan atrás los días de calor en los que evitábamos abrir las ventanas en las horas más calurosas y se hacía necesario el ventilador.

Con el frío, nuestro hogar también experimenta cambios y tenemos que prepararnos para que nuestra salud no se resienta en esta época que se acerca.

Revisa puertas y ventanas

Antes de la llegada de un frío más intenso comprueba que puertas y ventanas cierran correctamente y están bien sellados. En ocasiones pueden ser el origen de fugas de aire y a través de ellas se llega a perder hasta un 15% del calor. Para ajustar estas puertas o ventanas que no cierran correctamente se puede utilizar burlete para aluminio o madera en las juntas.

Evita corrientes

En relación con el anterior, sabemos que las pequeñas rendijas que quedan por debajo de la puerta pueden generar corrientes de aire fría en nuestra casa. Colocando un barrido o un tapa puertas para el frío evitaremos esas corrientes. Con esta última opción, además, podrás darle un toque diferente y original a la decoración de tu hogar.

Comprueba la calefacción

Independientemente del tipo de calefacción que utilices: gas, suelo radiante, central, eléctrica o gasoil, ahora es el momento de revisar el funcionamiento y comprobar que consume la energía necesaria, está limpio y no tiene escapes.

En casos donde se utilizan sistemas tradicionales como las estufas, chimeneas o braseros, recuerda siempre tener una puerta o ventana entreabierta y ante todo, asegúrate de que estén apagados durante la noche, al irte a dormir, o si sales fuera de casa. Y no olvides que la temperatura óptima para nuestro hogar es de unos 20 o 21 grados, ni demasiado frío ni demasiado calor.

Conserva el calor

Si cierras la puerta de las estancias que más utilizas conseguirás que el calor se conserve en dichas habitaciones en lugar extenderse por otras zonas de la casa que no utilizas tanto. Así se calienta antes y se ahorra energía.

Aprovecha los elementos decorativos

¿Sabías que las alfombras y las cortinas, además de decorar, también sirven para mantener la temperatura y preservar la calidez de la estancia? El suelo es por donde más calor se pierde en invierno, después de las ventanas y puertas. Las alfombras y las cortinas harán de barrera a esos escapes de calor, además de ser un elemento clave en la decoración.

Si tienes alguna duda, en SoyHogar contamos con profesionales que pueden adaptar tu hogar y realizar reformas o mantenimiento necesario.

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0