Vivimos más años y vivimos mejor. Ese uno de los mayores logros del siglo XX, el aumento notable de la esperanza de vida. Hoy, las personas mayores representan en nuestro país el 18% de la población (el 20% en Aragón) y las estimaciones prevén que en 20 años, uno de cada 3 españoles tendrán más de 65 años. Sin embargo, esta nueva realidad requiere de medidas y apoyo para que las condiciones de vida sean siempre las mejores.

La realidad demográfica de nuestro país nos indica que hoy vivimos entre 6 y 7 años más que a principios de los 90 y la estadística de población nos dice que 2 de cada 10 personas mayores viven solas; en su gran mayoría, mujeres. Una cifra que se ha incrementado un 25,8% en la última década.

Esther Lacoma, responsable de SOYHOGAR, el servicio de atención a domicilio de la Fundación Rey Ardid, explica que “el envejecimiento de la población es un indicativo de varios aspectos positivos: la mejora de la salud global, el aumento de la esperanza de vida motivada principalmente por las mejoras sanitarias y de higiene, mejora en el nivel de vida de las personas mayores, mejores prácticas sociosanitarias y avances en medicina, entre otras cosas”.

Desde la década de los 80, la cifra de personas de más de 60 años en el mundo se ha duplicado, y se prevé que en el año 2050 sea de unos dos mil millones de personas. “Esto es positivo porque las personas mayores contribuyen a la sociedad en muchos aspectos, y su sabiduría es un valor esencial”, añade.

Sin embargo, esta realidad obliga a la sociedad a buscar nuevas respuestas a sus necesidades. Normalmente todos preferimos vivir en nuestro propio hogar el máximo tiempo posible, pero el hecho de que la población sea cada más mayor hace necesarios servicios de terapia ocupacional en el hogar, apoyo en las tareas domésticas o una ayuda puntual con las rutinas diarias.

Además, los profesionales de SOYHOGAR recomiendan llevar una vida saludable y tener en cuenta algunos sencillos consejos:

  • Mantener una dieta equilibrada: comer pequeñas cantidades y variadas a lo largo del día.
  • 20 minutos de ejercicio al día: mover las articulaciones, caminar, fortalecer los músculos o nadar.
  • Uso seguro de medicamentos: es importante recordar las dosis y solicitar al médico las recetas necesarias para no interrumpir los tratamientos.
  • Mantener los hábitos de higiene: una correcta higiene, además de un correcto descanso, ayudarán a mantener una buena calidad de vida.

“En ocasiones, las personas mayores pueden requerir un apoyo puntual a la hora de levantarse o acostarse, en el aseo diario, con la compra o con la limpieza y la cocina. A veces, incluso es bueno que alguien pase a diario por casa de las personas mayores que viven solas para comprobar que están tomando la medicación, que tienen alimentos suficientes y variados o simplemente acompañarles en su paseo diario”, explica una de las terapeutas ocupacionales de SOYHOGAR.

El objetivo, aumentar la autonomía y la independencia de nuestros mayores, que pronto representarán una cuarta parte de la población.

En Fundación Rey Ardid conocen la situación y ofrecen soluciones adaptadas a las necesidades de los usuarios. Cuentan con profesionales expertos en el cuidado de mayores y sus programas se plantean con el objetivo de cuidar de los mayores y ser un apoyo para las familias.

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0