Una vez identificados los síntomas del cuidador quemado, ¿cómo podemos combatirlo?