Algunas enfermedades tienen una incidencia notable en sus cuidadores. El Alzheimer es una de las más duras.