Los cuidadores que no han escogido este rol como su profesión, sino que se han visto inmersos en este papel por diversas causas, suelen sentirse solos y plantearse muchas dudas.