Los factores que nos rodean pueden influir en el sabor de los alimentos. Muchas veces nos centramos solamente en lo que comemos y no en cómo lo comemos.