Enfrentarse a la enfermedad de un familiar requiere fortaleza y ánimo. Si además se asume la tarea de cuidar a un ser querido durante su enfermedad, se necesitan también energía y determinación.