Valentía, fortaleza, valor, sacrificio y vocación son algunos de los adjetivos con los que podemos definir a los cuidadores de personas mayores, con demencia o alguna discapacidad. Y es que dedicarse a cuidar a otros desarrolla unas características especiales en estas personas que las hace “de otra pasta”.