Agotamiento emocional y físico, estrés, ansiedad, depresión o frustración son algunos de los síntomas del síndrome del cuidador quemado o burnout. Descubre cómo detectarlo y prevenirlo a tiempo.